Hijos del Camino Teresiano
¡¡¡Ven, visítanos!!!  
  Inicio
  El porque de esta página
  SANTA TERESITA
  EL CAMINO
  EVANGELIO DE LA INFANCIA ESPIRITUAL
  UN HERMOSO CAMINAR ESPIRITUAL
  Semillitas teresianas
  La Iglesia de Cristo
  El Santo Sacrifício de la Misa
  María Santísima, Madre de la Iglesia
  Resumen de Teología Católica
  => Naturaleza de la Teología
  => La revelacíon
  => La Fe
  => La inspiración Bíblica
  => El Pentateuco
  => Libros proféticos del A.T.
  => Libros sapienciales del A.T.
  => Los Evangelios sinópticos y los Hechos de los Apóstoles
  => Corpus Ioanneum y epístolas Católicas 1
  => Corpus Ioanneum y epístolas Católicas 2
  => El Corpus Paulinus
  => El acceso racional a Dios
  => Elementos centrales de la Acción bíblica sobre Dios
  => Naturaleza del conocimiento Teológico de Dios
  => Principales hitos histórico-teológicos del desarrollo del dogma trinitario
  => La teología trinitaria contemporánea
  => La Creación
  => La Providencia Divina y el gobierno del mundo
  => El ser humano, criatura de Dios
  => Justicia y pecado original
  => La Encarnación del Hijo de Dios
  => La humanidad de Cristo
  => Cristo Redentor
  Para observar con amor
  Lisieux
  Contacto y pedido de oración
  Libro de visitantes
  Enlaces importantes
  Suscripciones
  Hijos del Camino
2007Copyright caminoteresiano.es.tl // Los temas y/o reflexiones aqui expuestos, son de dominio público ó de autores desconocidos, a menos que estos sean especificados.// Camino Teresiano no se acredita de ninguna manera la autoría de estos, salvo puntos específicos referentes a la comunidad dueña del sitio .
La Encarnación del Hijo de Dios
TEMA 20: LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS
 
20.1. El misterio de Cristo según la Sagrada Escritura.
20.2. Los títulos Cristológicos.
20.3. Enseñanza de los grandes concilios Cristológicos.
20.4. Unión hipostática.
20.5. Comunicatio Idiomatum.
20.6. Cuestiones en torno al concepto moderno de persona. Su influencio en Cristología.
20.7. Instrucción Mysterium Filii Dei.
 
A) DESARROLLO
20.1. El misterio de Cristo según la Sagrada Escritura.
En el Antiguo Testamento se contiene la esperanza de que Dios mismo enviará un Salvador. El cumplimiento de esta promesa se realiza en Cristo.
En Génesis El anuncio y la consiguiente espera del Redentor tuvieron su inicio con las palabras que dirigió Dios a la serpiente, después del pecado de Adán y Eva en el protoevangelio (Gn 3,15). Este constituye el primer anuncio de Salvación.
Después de la promesa Dios establece una Alianza con los hombres, sobre todo con Abraham (Gn 15-17) a quien promete: una descendencia, en la cual serán benditas todas las naciones de la tierra y hacer de ella un pueblo, una tierra. De Abrahám exige Dios el monoteísmo y el cumplimiento de la voluntad Divina.
La Alianza será renovada con Isaac, Jacob, Moisés en quien alcanza su expresión más completa (Ex 6,2-8; 19-34). Tiene lugar: La constitución de Israel en pueblo, la adopción por parte de Dios. Dios concreta su voluntad mediante el Decálogo.
La Profecía de Natán (2Sam 7,4 -16) El Mesías será descendiente de David y soberano de todos los pueblos.
Los Salmos: En ellos se anuncia los sufrimientos y las glorias del Mesías: Será Hijo de Dios (2,7); Rey Poderoso, Dulce con los humildes, el Sacerdote por excelencia (109,4), al mismo tiempo Víctima voluntaria por el pecado (38, 7-9), padecerá muerte (21) y saldrá glorioso del sepulcro.
Los Libros Proféticos: Miqueas: se anuncia le nacimiento del Mesías en Belén (Miq 5,1). Isaias y Jeremías: Recordarán que el Rey - Mesías pertenece a la estirpe de David (Is 11, 1; Jer 23,5). Isaías además dirá que se le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros Is 7,14) y se llamará Dios fuerte (Is 9,5). En este libro también podemos encontrar cuatro fragmentos que describen la misión redentora del Mesías, los llamados poemas del Siervo de Yahvéh: Primer poema (Is 42, 1-7) En éste aparece el Siervo como elegido por Dios y objeto de su complacencia. Es un profeta paciente y benigno, lleno del Espíritu de Dios, que llevará la justicia todos los pueblos. Segundo poema (Is 49, 1-9). El Siervo se identifica con el pueblo, pero como persona singular destinada a reunir en torno a Dios al pueblo. Tercer Poema (Is 50,4 -9). Cuenta detalladamente la persecución y oposición que sufrirá el Siervo por parte del mismo pueblo. Cuarto Poema (Is 52, 13-53,12). Representa una impresionante profecía de la Pasión, muerte de Cristo y de su carácter de sacrificio ofrecido por la redención de los hombres. Daniel: En la profecía de Daniel aparece un Hijo del Hombre que supera la condición humana y restaura el reino mesiánico en su fase definitiva y escatológica (Dn 7, 13-14).
Las profecías del Antiguo Testamento de forma general contienen estas afirmaciones fundamentales: 1) Que no hay más que un sólo Dios, 2) Que su reino espiritual debe extenderse a todas las naciones y 3) que el Mesías, enviado por Él, será el jefe de este Reino.
El Misterio de Cristo en el Nuevo Testamento: Dos son los aspectos principales del misterio Cristológico que se narra en resumen en el Nuevo Testamento: 1) Jesús de Nazaret es el Mesías prometido en el Antiguo Testamento y 2) Dios cumple sus promesas más allá de lo que los hombres esperan. Ese Mesías no es un mero hombre, aunque el más grandioso, es el Hijo de Dios, es Dios encarnado.
Aquí en la Revelación Cristológica del Nuevo Testamento incide necesariamente la revelación trinitaria: El Dios que se encarna es Hijo del Padre, el Logos eterno. y lo hace por obra del Espíritu Santo. Finalmente a la revelación cristológica se une la revelación soteriológica: La salvación del hombre es una acción originaria y eminentemente divina, con vistas a la cual se produce la Encarnación del Verbo y la Misión del Espíritu Santo.
Los Evangelios. San Juan empieza remontándose hasta la eternidad del Verbo en el seno del Padre, y exponiendo la Encarnación del Hijo de Dios y su vida entre los hombres (Jn 10,1-14). San Mateo y San Lucas inician la narración evangélica con los relatos sobre el nacimiento, infancia y vida oculta de Jesús, Hijo de Dios (Mt 1-2; Lc 1-2). San Marcos da comienzo directamente su escrito con el anuncio de Juan Bautista acerca de la necesidad de la penitencia para recibir al Mesías.
En San Pablo Cristo es fundamentalmente el Redentor, aquel que nos salva mediante su sacrificio y nos justifica, nos une a Él y nos hace partícipes de la filiación divina. Por tanto, Cristo es: a) El Redentor, por su sacrificio; b) El Maestro, por su excelsa doctrina y porque nos da ejemplo de vida y c) es Cabeza y principio de su cuerpo que es el Iglesia. Estos tres aspectos: Ser Sacerdote y Víctima, en cuanto Redentor; ser Sabiduría encarnada, ser Cabeza o el Principio de la Nueva Creación, viene necesariamente de lo que el Hijo es en sí eternamente. La Cristología de San Pablo se apoya sobre tres verdades que Cristo es: a) El Mesías (Hech 26, 15-18), b) El Kyrios resucitado con Poder (1 Cor 15,8) y c) el Hijo de Dios verdadero (Hech 22,14).
 
20.2. Los títulos Cristológicos
En la Sagrada Escritura se destacan los siguiente títulos: 1.- Salvador: Hech 5,31: “A éste lo exaltó Dios a su derecha como príncipe y Salvador para otorgar a Israel la conversión de los pecados”; 2.- Hijo de Dios: Rom 1, 4; Gal 2,20: “Manifestado Hijo de Dios”; Jesucristo Dios y Hombre verdadero es el Hijo enviado por el Padre consustancial al Padre; 3.- Primogénito: Col 1, 15-18: “Primogénito de toda la creación…todo fue creado por Él y para Él, y existe con anterioridad a todo”; 4.- Redentor:  Rom. 1 Cor y Gál. Cristo es el Nuevo Adán (Rom 5, 12ss). Es el Redentor por su vida y su muerte; Cristo ha merecido el castigo que nosotros merecíamos por el pecado (Rom 4,25) y con su sangre derramada hemos sido rescatados (1 Cor 6, 20); 5.- Verdad: La Resurrección de Cristo es la prueba de que Jesús decía la verdad. (1cor 1,15); 6.- Cabeza de la Iglesia: En Efesios se nos narra la unión de Cristo y la Iglesia: Cristo es la Piedra angular y nosotros las piedras vivas, Él es la Cabeza de la Iglesia. Rom 2, 4-5: “Formamos un solo cuerpo en Cristo”. 7.- Señor: Hech 2,36: “Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros crucificasteis”; 8.- Siervo de Yahvéh: Hech 3, 13-16: (discurso de San Pedro en el templo). El apóstol identifica a Jesús con el Siervo de Yahvéh citando implícitamente a Is 52,13-15; 9.- Justo: Hech 7,52 10; Santo: Hech 3,14.11;- Cristo: Jn 4, 25-26 Conversación de Jesús con la samaritana: “La mujer le dijo, se que el Mesías, el llamado Cristo, va a venir… le respondió Jesús Yo soy”; 12.- Profeta por excelencia: enLc ; 13; Verbo de Dios, el Unigénito del Padre: Jn 1,1; 1,14. 14; Hijo del Hombre: Mc 8,38; Mc 2, 10-18;  Jn 3,13: “Pues nadie ha subido al Padre sino el que ha bajado del cielo, el Hijo del Hombre”; 15.- Mesías: Mt destaca que Jesús es el Mesías rechazado (Mt 12,17; Ap 1,25).; 16.- El Alfa y el Omega: Ap 22,13 17.- Rey de reyes, Señor de señores: Ap. 17,14
 
20.3. Enseñanza de los grandes concilios Cristológicos
Concilio de Nicea (325): Define la divinidad de Cristo: El Verbo es consustancial al Padre. Arrio negaba que el Verbo fuera consustancial al Padre, decía que Cristo es el Verbo encarnado, pero el Verbo no es Dios sino la primera criatura emanada de Dios, la más perfecta y semejante a Dios, pero no consustancialmente igual al Padre. El texto clave para la Cristología se encuentra en éste concilio en la palabra Homousios , así reza el símbolo Genitum, non factum, consubstantialem Patri. Las afirmaciones más importantes son las siguientes: 1.-El Hijo es engendrado y único; 2.-Se defina la consustancialidad del Verbo misma sustancia del Padre; 3.-Se contrapone “Genitum” a “Factum” con el Padre, con la fórmula “Consubstantialem Patri”; 4.- Se afirma que es el mismo Verbo quien se encarnó, se hizo hombre, sufrió, murió y resucitó al tercer día; 5.-Todo el ciclo cristológico de este símbolo está enmarcado en la afirmación soteriológica: “Que por nosotros los hombres y por nuestra salvación”; 6.-Se afirma la verdadera y completa naturaleza humana de Cristo: “y se encarnó por el Espíritu Santo de María Virgen y se hizo hombre”
Concilio de Éfeso (431): El Concilio de Éfeso no intentaba elaborar una fórmula nueva. Sólo intentaba mantenerse fiel a la tradición recibida y evitar que la fe proclamada en Nicea sea mal interpretada. La herejía de Nestorio fue condenada por este concilio. Aunque estrictamente hablando no hubo definición dogmática, tuvo lugar una aprobación solemne de la carta que Cirilo de Alejandría dirigió a Nestorio en el año 430. Dicha carta, al tiempo que condenaba el apolinarismo, insistía en la unidad del Verbo encarnado.
Nestorio aconsejó no dar a Santa María el título de Madre de Dios y sustituirlo por Madre de Cristo. La causa de su error sobre la Virgen fue un error cristológico. Los puntos principales al menos implícitos en el pensamiento del patriarca de Constantinopla pueden ser resumidos así: En Cristo hay dos naturalezas (natura = physis), dos sujetos en sí mismos subsistentes (sujeto=hypóstasis) y dos personas físicas ( personas=prosopon), es decir , en Cristo hay una persona divina ( el Verbo ) y una persona humana ( el hombre Jesús ), pero de tal modo unidas y acordes, que en la práctica es como si fueran una única persona, constituyen una cierta persona de unión ( prosopon de unión ). No se trataría de una simple hombre en el que habita Dios, sino algo intermedio entre esto y una unión física y sustancial . Parece que Nestorio pensó que toda la naturaleza (physis) constituye necesariamente un sujeto (hypóstasis) y una persona (prosopon).
Para Nestorio María solamente sería madre de un simple hombre, aunque especialmente unida a la persona divina del Verbo. Contra esta doctrina reaccionó San Cirilio de Alejandría. La controversia entre los dos patriarcas dio origen al Concilio de Éfeso que presidió el mismo San Cirilo. En este concilio fue leída y aprobada la segunda carta de Cirilo a Nestorio.
La doctrina puede resumirse así: “afirmamos que el Verbo, habiéndose unido según la hipóstasis a una carne animada por un alma racional, se hizo hombre de un modo inefable e incomprensible, y que fue llamado Hijo del Hombre; esta unión no se debe a la sola voluntad o al deleite, ni tampoco se hizo por la asunción de una persona, y aunque las dos naturalezas, unidas por una verdadera unidad sean distintas, de ambas resulta un solo Cristo Hijo; no como si la unión suprimiera la diferencia de naturaleza, sino porque la divinidad y la humanidad constituyeron para nosotros, por esta concurrencia inefable y misteriosa, un solo Señor Cristo e Hijo.
Así se dice que Él subsiste antes de los siglos y ha sido engendrado por el Padre, y ha sido engendrado según la carne por una mujer no porque su naturaleza divina haya comenzado a existir en la santa Virgen (…) porque no nació primeramente un hombre ordinario de la Santa Virgen y luego sobre él descendió el Verbo, sino que decimos que, unido a la carne desde el seno materno se sometió a su nacimiento carnal reivindicando este nacimiento como el suyo propio (…) Así confesamos un solo Cristo, un solo Señor (…) y adoramos un solo mismo Cristo. Porque el Cuerpo del Verbo no le es extraño y con él se sienta ahora con el Padre: No son dos hijos los que se sientan con el Padre, sino uno solo a causa de la unión con su propia carne(…)
Decir que el Verbo se ha hecho carne quiere decir que él ha participado como nosotros de la carne y de la sangre (…)Él no abandonó su Ser divino, ni su generación del Dios Padre, sino que, asumiendo una carne permaneció como era… De esta manera (los Santos Padres) no vacilaron en llamarle Madre de Dios (…) no porque la naturaleza del Verbo haya tomado de la santa Virgen el principio de su existencia, sino que nacido de ella el Santo Cuerpo animado de alma racional a la que el Verbo se unió según hipóstasis, se dice que el Verbo ha sido engendrado según la carne”.
En resumen: 1.-Cristo es un solo sujeto (hypóstasis) y una sola persona (prósopon): El mismo que es Dios, es hombre, mediante la unión de la naturaleza (physis) divina con la humana; 2.-Santa María es verdadera Madre de Dios, porque engendró según la carne el Verbo de Dios hecho Carne; 3.-Cristo es el Hijo de Dios y no puede afirmarse que el hombre Jesús sea un hombre divinizado e hijo adoptivo de Dios; 4.-Cristo debe ser adorado con una única adoración y no adorado como Dios y separadamente adorado como hombre; 5.-Debe tributarse a la persona del Verbo no solamente las operaciones divinas, sino también las operaciones y pasiones humanas de Jesús.
El Tomus Ad Flavianum: Flaviano patriarca de Constantinopla recibió del Papa León Magno el Tomus que sería fundamental para el Concilio de calcedonia.
Puntos fundamentales: 1.-Jesucristo no es más que una sola Persona: El Verbo y Cristo no son dos, sino el mismo individuo; 2.-En esta persona única hay dos naturalezas, por haber un doble origen: el divino y el humano, sin confusión ni mezcla de ambas naturalezas; 3.-Cada una de estas naturalezas tiene sus facultades y operaciones propias, que no realiza independientemente de la otra y fuera de la unión que es permanente; 4.-La unidad de la persona entraña la comunicación de idiomas. Cada naturaleza obra lo que le es propio, con comunicación de la otra; 5.-En la encarnación no hay metamorfosis, pues son dos naturalezas perfectas y verdaderas.
Concilio de Calcedonia: El decreto conciliar declara en su preámbulo la intención de definir el dogma que hay que profesar, rechaza las opiniones que niegan a María el título de Theotokos y tergiversan la fe proclamada en Nicea y Constantinopla. Recibe la doctrina contenida en las cartas sinodales de San Cirilo a Nestorio y la carta del Papa San León a Flaviano.
Eutiques entendió que antes de la Encarnación habían dos naturalezas, la divina y la humana; después de la Encarnación quedaba en Cristo sólo la naturaleza divina. La humanidad habría sido absorbida por la divinidad en la encarnación. Eutiques confiesa en Cristo dos naturalezas antes de la unión, pero no después, para él sería Ex duobus naturis, pero de hecho no estaría subsistiendo in duobus naturis.
La clave de la definición dogmática del Concilio es el modo en que se expone la conciliación entre unidad y dualidad en Cristo con cuatro adverbios, que recogen las dos líneas de pensamiento más importantes en la Cristología: Inmutabiliter: Ninguna de las naturalezas ha perdido sus atributos, ninguna ha sufrido cambio en la unión; la unión se ha hecho en la persona, no en las naturalezas. Es decir, la Encarnación no ha sido una metamorfosis. Inconfuse: En la unión no se ha confundido las naturalezas entre sí, de lo contrario Cristo no sería perfecto Dios y Hombre. Estos dos adverbios cortan los riesgos de la cristología alejandrina (los riesgos de los cirilianos). Indivise: Las naturalezas no son compartimentos estancos: Cristo tiene un solo yo, porque no está compuesto de nos naturalezas yuxtapuestas, sino estrechamente unidas. Inseparabiliter: Las dos naturalezas nunca se separan ni se pueden separar. Estas dos características restantes se dicen en contraposición a los antioquenos.
De la persona de Jesús se predican tanto los atributos humanos y los divinos, pero no de su naturaleza. La definición de calcedonia ofrece un amplio marco en el que encuadrar la lectura de los enunciados escriturísticos relativos al misterio de Cristo.
III Concilio de Constantinopla: Para poner fin a las polémicas monofisitas, Sergio - Patriarca de Constantinopla - intentó una vía intermedia proponiendo la tesis según la cual en Jesús se dan dos naturalezas inconfusas pero un solo tipo de operaciones - monoenergeia: de allí el nombre de monoenergetismo - y acabó después atribuyendo a Jesús también una única voluntad - monotelismo - porque la voluntad humana estaría movida por la voluntad divina de tal modo que la voluntad humana sería totalmente pasiva, sin producir un propio querer humano. Para atajar definitivamente el monotelismo se convocó este Concilio en el cual a la afirmación de dos naturalezas se adjuntan la confesión de que se dan (en Cristo) dos voluntades y dos operaciones naturales sin división, sin cambio, sin separación y sin confusión. Su duplicidad no comporta contrariedad entre ellas, sino que su voluntad humana actúa sin resistencia a la voluntad divina. La sumisión a la voluntad divina no es como la de un extraño, porque igual que su carne es carne del Verbo de Dios, la voluntad natural de su carne es propia también del Verbo de Dios. Lo que se dice de las voluntades hay que afirmarlo igualmente de las operaciones.
En Calcedonia se mostró que el monotelismo según el cual la humanidad de Cristo es un elemento pasivo e inerte no satisface la doctrina calcedonense; en Constantinopla se traspasa la consideración formal y estática del “ser Dios - Hombre” a plano del obrar y del querer, dando relieve a la actividad humana espontánea y libre de Jesucristo.
 
 
20.4. Unión hipostática
En la afirmación “Jesucristo es perfecto Dios y perfecto Hombre”, se encierra toda la cristología. En efecto, esta afirmación implica estas otras tres: 1) afirmación de la perfecta humanidad del Señor; 2) afirmación de la perfecta divinidad; 3) afirmación de la estrecha unidad con que ambas naturalezas están unidas en la Persona del Verbo, formando en él una sola persona.
Se dice unido en la persona todo aquello que realmente subsite en la persona, es decir, existe en ella sustentado por la subsistencia de la persona. Por tanto, que una cosa esté unida a la otra en la persona es requisito indispensable que le pertenezca real e intrínsecamente. De lo dicho se deduce que la unión en la persona puede ser de tres maneras diferentes: esencial (cuando es su misma esencia o entra a formar parte de ella, como la animalidad o racionalidad respecto al hombre), accidental (si no es su esencia ni tampoco parte constitutiva de la misma, sino que se adhiere a ella como un accidente) y sustancial (cuando una cosa se une a otra en lo que es propio y característico de la persona, en cuanto se distingue de la esencia y de los accidentes, o sea en la subsistencia).
Antes de entrar en la unión hipostática vamos a definir unión sustancial y unión personal. La primera es aquella unión de la que surge una sustancia (la humanidad está unida a la persona del Verbo no de forma accidental sino sustancial), la segunda se entiende aquella de la cual resulta una persona.
Unión hipostática: es la unión de dos naturalezas completas en una única persona. Esta expresión sólo puede referirse a Cristo, pues sólo en él se da una unión así. Una de estas naturalezas preexiste a la unión; es la del Verbo, que es el que se hace hombre. Ya era persona antes de unirse a la carne desde la eternidad y asume una naturaleza humana completa a la que une así mismo con una unión sustancial.
La naturaleza humana de Jesús es perfecta, pero no constituye una persona humana, porque no existe en virtud de su propio acto de ser, sino que está unida sustancialmente a la persona del Verbo, esto es, existe en virtud del ser divino del Verbo. Dicho de otra forma, la naturaleza humana de Cristo no subsiste con subsistencia propia, sino que subsiste en la Persona del Verbo, y por estar unida a él substancialmente le confiere el que sea hombre. El Verbo es hombre precisamente porque subsiste en su naturaleza humana comunicándole el acto de ser. Por esta razón la persona del Verbo responde de las acciones y pasiones de la naturaleza humana. El Verbo es sujeto de esas acciones.
La palabra subsistencia se convierte así en el concepto clave para entender la noción de persona. La persona es tal porque subsite por sí misma separadamente de las demás sustancias completas. La no subsistencia en sí misma sino en la Persona del Verbo es la razón por la que la humanidad de Cristo –que es completa- no es persona humana, sino que está hipostasiada, personalizada en la Persona del Verbo.
La asunción de la naturaleza humana por parte del Verbo es el fundamento o razón por la que esa naturaleza se encuentre relacionada con relación de unidad con la Persona del Verbo. Asumir se usa es este lugar con el significado de “tomar sobre sí”. El Verbo, en la encarnación, “asume” a la naturaleza humana, significando con ello una realidad bien precisa: que, aunque la unión de la naturaleza humana a la Persona del Verbo es obra de toda la Trinidad, esta naturaleza pertenece sólo al Verbo, porque está asumida por él. Se trata de una acción misteriosa: la Trinidad une la naturaleza humana a la Persona del Verbo, no porque haya alguna mutación del Verbo, sino porque se cambia la naturaleza humana de forma que subsiste en el Verbo hasta el punto de que se puede decir que está asumida por él y que el Verbo subsiste también en la naturaleza humana. El Verbo no tomó el alma antes que el cuerpo, ni el cuerpo antes que el alma, sino que se unió a ambos en el mismo instante.
 
20.5 Conmunicatio idiomatum
La comunicación de idiomas es una consecuencia directa de la encarnación: la comunicabilidad y el cambio recíproco de las propiedades divinas y humanas de Cristo. Como Jesucristo es Dios y Hombre, es posible nombrar a su persona a través de palabras que hagan referencia a cada naturaleza. Se puede nombrar a Cristo como Hijo de Dios, como Verbo, como Dios; pero se le puede también nombrar como Jesús de Nazaret, como hijo de David, etc. Y por esto, se puede atribuir a la Persona, designada mediante un nombre divino, atributos humanos y viceversa, a la persona designada mediante un nombre humano, atributos divinos. Ejemplo: se puede decir que Dios murió en la cruz, que el hijo de David es Omnipotente, etc.
Pero la comunicación de idiomas no puede hacerse de manera arbitraria, sino que debe respetar la verdad de la encarnación. Por ejemplo, mientras puede decirse –hablando de Jesús- que Dios ha muerto, no puede decirse que la divinidad ha muerto; como Cristo es Dios, es verdad que Dios ha muerto, pero como sólo ha muerto en su humanidad, es falso, y también imposible que haya muerto la divinidad. Igualmente es exacto afirmar de Cristo: este hombre es Dios, en cambio sería falso y herético decir: “la humanidad de Cristo es Dios”. Por eso es necesario tener en cuenta las principales reglas para aplicar debidamente la comunicación de idiomas.
Los nombres concretos de una naturaleza y sus propiedades, en las proposiciones afirmativas pueden predicarse en Cristo de los nombres concretos de otra naturaleza y de sus propiedades. Por ejemplo, se puede decir Dios es hombre y el hombre es Dios; el Omnipotente padeció. No puede decirse el Hijo de Dios no nació.
Los nombres abstractos de una naturaleza no pueden predicarse de los nombres abstractos de la otra naturaleza y de sus propiedades. Así es falso decir: la deidad es la humanidad.
Los nombres concretos –de una naturaleza y sus propiedades- ordinariamente no pueden predicarse de las cosas abstractas. Por ejemplo, no puede decirse la deidad es pasible o la humanidad es eterna, o Dios es la humanidad o la Divinidad es humana.
Los nombres abstractos de la naturaleza divina pueden predicarse de los concretos de la naturaleza humana por real identidad, aunque la expresión no sea gramaticalmente correcta. Por ejemplo, este hombre –Cristo- es la deidad, la omnipotencia.
Los nombres abstractos de la naturaleza humana no se pueden predicar de los concretos de la naturaleza divina. Por ejemplo, no es correcto decir el hijo de Dios es la humanidad.
Los adjetivos de la naturaleza divina no pueden predicarse de los nombres concretos de la naturaleza humana, aunque sí se puede hacer lo contrario, es decir, los adjetivos de la naturaleza humana pueden predicarse de los nombres concretos de la naturaleza divina. Por ejemplo, no se puede decir que Cristo es hombre deificado, pero sí puede decirse que Cristo es el Verbo humanado.
las proposiciones que expresan el fieri o comienzo de ser, aplicados a Cristo, se han de emplear con mucha cautela. Se puede decir: Dios se hizo hombre, y esta proposición es verdadera; pero la proposición el hombre se hizo Dios es ambigua, porque según como se entienda puede ser verdadera o falsa. La proposición este Hombre –Cristo- comenzó a ser es falsa, porque este hombre designa a la Persona que es eterna.
 
20.6. Cuestiones en torno al concepto moderno de persona. Su influencia en cristología.
Concepto de persona: Originariamente el término prosopon o persona designaba el rostro y también la máscara del actor en el teatro, y más tarde el personaje representado. De aquí se tomó este nombre para significar la dignidad del hombre constituido en autoridad o la excelencia del que ocupa un lugar preeminente sobre los demás. Trasladado este concepto a la metafísica expresa el modo de ser perfecto propio de la sustancia completa, individual y racional, reservándose para los seres irracionales el término de supuesto, supósitum. Según esto, quedan excluidos del concepto de persona: a) los accidentes; b) las sustancias incompletas; c) los conceptos universales; d) los singulares completos, comunicables o comunicados a otra persona. Lo propio de la persona es ser una sustancia individual completa, independiente e incomunicable, es decir, perfectamente subsistente en sí misma. Boecio definió a la persona como sustancia individual de naturaleza racional, subrayando así lo que la persona comporta de concreción e individualidad junto con algo que le es inseparable: su carácter intelectual. Santo Tomás define a la persona como quid subsistens in rationali natura.
A partir de Descartes, tendremos un “concepto moderno” de persona, definido desde la subjetividad: desde la autoconciencia del propio yo, desde la capacidad de relación con un tú, o desde la apertura a la trascendencia, olvidándose de la naturaleza racional como el sustrato que sustenta a la persona , enfocando la atención hacia sus actos espirituales a los que se concibe como fundamento del propio ser personal. Para Descartes la persona se identifica con el yo pensante, con el yo consciente. Dada su antropología coloca la esencia de la persona en el alma , como res cognitas , como sustancia inextensa. Hay que decir que la racionalidad, y por tanto la autoconciencia siempre formó parte de la definición de persona.
El primer intento de incorporar esta noción de persona en la cristología fue de Anton Günther (1863 ) que entendió la persona como conciencia de sí. El problema surge de inmediato: si lo que constituye a la persona es la autoconciencia y si en Cristo hay dos inteligencias - la humana y la divina - será necesario poner en Él tantas personas como inteligencias con la que se perciba a sí mismo o al revés, si se parte de que es una sola persona , habrá que poner en Él de un a forma o de otra un solo acto de entender. El se inclina por una unidad dinámica de las conciencias en Cristo, de forma que sería esta unidad la que realizaría esta unión hipostática. Pío IX condenó esta postura.
Antonio Rosmini( 1855 ), parte de que la idea de ser es innata. Esta idea no es otra cosa que la apertura al Ser objetivo, es decir a Dios. Dicho de otro modo, en la primera intuición sobre el ser que todo hombre tiene incluye ya algo del Verbo, se da una real apertura a la divinidad. Esta apertura es tal en Cristo que se identifica con el Verbo. En la humanidad de Cristo la voluntad fue de tal modo arrebatada por el Espíritu Santo para adherirse al Ser objetivo, es decir al Verbo, que le cedió totalmente el gobierno del hombre, y el Verbo lo asumió personalmente, uniéndose a sí a la naturaleza humana. De ahí que la voluntad humana deja de ser personal en el hombre y, aunque sea persona en los otros hombres, en Cristo permanece la naturaleza. De esta manera se da una unión moral y no hypostática cayendo en un solapado nestorianismo.
Karl Rahneraplicará en concepto de persona como autoconciencia. La persona consiste en la apertura apriórica de la conciencia humana al ser en general, apertura que en el fondo es una apertura al infinito, es decir a Dios. Y dando un paso más, añade que esta apertura a Dios es una potencia obedencial hacia la autodonación a Dios, potencia obedencial que quedaría colmada cuando Dios respondiese a esta apertura mediante la propia autocomunicación. En Cristo, puesto que hay dos centros de conciencia, hay dos sujetos: el humano y el divino. La subjetividad humana de Jesús es distinta de la del Verbo y, al mismo tiempo, precisamente porque en Él, en Jesús, se da una apertura total al infinito, esta subjetividad puede recibir la total autodonación de Dios. Rahner intenta mostrar en Jesús una unidad original de ser y conciencia, que parece inspirada en la definición plotiniana de Dios: Jesús tiene conciencia de aquello que es y es aquello de lo que tiene conciencia. Con esto se quiere decir no otras cosas que: el Hombre Jesús se sitúa en una unidad de voluntad que domina a priori su ser entero y en una obediencia de la que deriva toda su realidad humana. De tomar en serio esta aseveración Rahneriana, sería la unidad de voluntad lo que dominaría de tal forma el ser de Cristo que lo constituiría. Con este planteamiento, Rahner sólo puede conseguir una unidad de acción , no pudiéndose decir que Jesús es Dios. De aquí en adelante lo que se encuentran son diversas variaciones de estas teorías.
 
20.7. Instrucción Mysterium Filii Dei.
Algunos autores han intentado elaborar una Cristología al margen o en contra de la definición del concilio de Calcedonia. De ahí que se llamen Cristologías anticalcedonianas. Así por ejemplo, para Schillebeeckx, Jesús es una persona humana, pues nadie es hombre si no es persona humana, una persona humana tan de Dios que podríamos hablar que en El se da una identificación hypostática. Los términos son cuidadosamente escogidos por Schillebeeckx, para evitar en cualquier momento la decidida afirmación de que Jesús es Dios. Jesús es un ser humano en quien tiene lugar la revelación suprema de Dios. He aquí su frase:  “en el hombre Jesús la revelación de la Divinidad y la apertura de un verdadero ser humano, bueno y auténticamente diverso coinciden por completo en una única e idéntica persona “. Con esto se está diciendo que en la única persona de Jesús tiene lugar la revelación y la apertura de lo humano a lo Divino. Y esto es decir solo que Jesús es especialmente santo. Nada más.
Se comprende que teniendo presente esta problemática, ya en 1972 la Congregación para la Doctrina de la Fe saliese al paso de las cuestiones planteadas, sobre todo, por los teólogos llamados anticalcedonianos, insistiendo en que son errores contra la doctrina de la fe aquellas: “ opiniones según las cuales convendría abandonar la noción de la única persona de Jesucristo, engendrada por el Padre antes de los siglos según la naturaleza divina, y engendrada de la Virgen María según la naturaleza humana ; y también ( va contra la doctrina de la fe ) la afirmación según la cual la humanidad de Jesucristo existiría no como asumida en la persona eterna del Hijo de Dios, sino más bien en sí misma, como persona humana, y por tanto el misterio de Jesucristo consistiría en que Dios, revelándose en manera suma, estaría presente en la persona humana de Jesús”.
 
B) Resumen:
Se puede decir que el misterio de Cristo se encuentra presente en toda la Sagrada Escritura. En el Antiguo Testamento ya desde el génesis encontramos relatos que anuncian al Mesías (protoevangelio.) /Abraham./ Natán anuncia que el Mesías será descendiente de David y soberano de todos los pueblos, de ello hablarán también Isaías y Jeremías./ salmos/ Miqueas anuncia el nacimiento del Mesías en Belén/ Isaías ( el Enmanuel y poemas del siervo de Yahvéh.) /Daniel (Hijo del Hombre). Nuevo Testamento dos son los aspectos principales del misterio Cristológico: 1) Jesús de Nazaret es el Mesías prometido del Antiguo y 2) Dios cumple sus promesas más allá de lo que los hombre esperan. San Pablo: Cristo es fundamentalmente el Redentor, aquel que nos salva mediante su sacrificio y nos justifica, Maestro y Cabeza de la Iglesia. La Cristología de San Pablo se apoya en tres verdades que Cristo es el Mesías, el Señor e Hijo de Dios.
En el Nuevo Testamento en encontramos los siguientes títulos cristológicos: Salvador, Hijo de Dios, Primogénito, Redentor, Verdad, Cabeza de la Iglesia, Señor, Siervo de Yahvéh, Justo, Santo, Cristo, Profeta por excelencia, Verbo de Dios, Unigénito del Padre, Hijo del Hombre, Mesías, etc.
Entre los grandes concilios cristológicos están: Nicea, en el que se define la divinidad del Verbo. EL Hijo el engendrado y único, y de la misma sustancia del Padre, es decir, es consustancial al Padre. Se contrapone “ Gentium “ a “ Factum “. Se afirma también que es el Verbo quien se encarnó, además, la verdadera y completa naturaleza humana de Cristo. Éfeso: Cristo es un solo sujeto y una sola persona; Santa María es verdadera Madre de Dios; Cristo es el Hijo de Dios y no puede afirmarse que el hombre Jesús sea un hombre divinizado e hijo adoptivo de Dios; Cristo debe ser adorado con una sola adoración; debe atribuirse a la persona del Verbo las operaciones divinas, las operaciones y pasiones humanas de Jesús. El Tomus Ad Flavianum: Jesucristo es una sola persona, en Él hay dos naturalezas, cada una de ellas tiene sus facultades y operaciones propias, la unidad de persona entraña las comunicación de idiomas, en la encarnación no hay metamorfosis. Calcedonia, la clave es el modo en que se expone la conciliación entre la unidad y la dualidad en Cristo con cuatro adverbios, que recogen las dos líneas de pensamiento más importantes en la Cristología: inmutabiliter, inconfuse, indivise, inseparabiliter.III concilio de Constantinopla, en éste a la afirmación de las dos naturalezas, se adjuntan la confesión de que en Cristo se den dos voluntades y dos operaciones naturales sin división, sin cambio, sin separación y sin confusión.
La unión hipostática: Es la unión de la naturaleza humana de Cristo con la persona del Verbo en unidad de persona. Esta expresión solo puede referirse a Cristo, pues sólo en Él se da una unión así. Una de estas naturalezas preexiste a la unión; es el Verbo, que es el que se hace hombre. Ya era persona antes de unirse a la carne desde la eternidad y asume una naturaleza humana completa a la que une a sí mismo con una unión sustancial.
La naturaleza humana de Cristo subsiste en la persona del Verbo, y por estar unida a Él sustancialmente le confiere el que sea hombre.. La unión hipostática es el don máximo que Dios pudo conceder a la naturaleza humana de Cristo. Además esta unión es indisoluble, durará eternamente.
Conmunicatio idiomatum consiste en la comunicabilidad y en el cambio recíproco de las propiedades divinas y humanas de Cristo. Pero la “comunicatio” no puede hacerse de manera arbitraria, sino que debe respetar la verdad de la encarnación.
Modernamentese ha dado un concepto nuevo de persona definida desde la autoconciencia del propio yo (Descartes). Esta noción de persona han intentado incorporar en la cristología algunos autores como A. Günther (si en Cristo hay dos inteligencias será necesario poner en Él tantas personas como inteligencias con las que se perciba a sí mismo). A. Rosmini: Se da sólo una unión moral. K. Rahner (ver  arriba)
La Congregación para la Doctrina de la Fe salió al paso en la “Instrucción Mysterium Filii Dei” de las cuestiones planteadas por los teólogos llamados anticalcedonianos insistiendo en que son errores aquellas opiniones que abandonan la noción de la única persona de Cristo, y la afirmación según la cual la humanidad de Jesucristo existiría en sí misma, como persona humana, y por tanto, el misterio de Jesucristo consistiría en que Dios, revelándose de una manera suma, estaría presente en la persona humana de Jesús.
C) Bibliografía:
F. Ocáriz - L. F. Mateo Seco - J. A. Riestra. “ El misterio de Jesucristo “. Eunsa. Pamplona 1993.
Auer Johann. Curso de teología dogmática: “ Jesucristo Hijo de Dios e Hijo de María “. Tomo IV / 1 . Herder. Barcelona 1989.
C. Chopin. El misterio Cristiano: “ El Verbo encarnado”. Herder. Barcelona 1980.
Casciaro R. José María. “ Estudios sobre Cristología del Nuevo Testamento “. Eunsa. Pamplona 1982.
Semillitas al Señor  
  "Así como el sol alumbra a los cedros y al mismo tiempo a cada florecilla en particular, como si sola ella existiese en la tierra, del mismo modo se ocupa nuestro Señor particularmente de cada alma, como si no hubiera otras. (Manuscrito A, 3 r°)
---------------------------
Vos obráis como Dios, que nunca se cansa de escucharme cuando le cuento con toda sencillez mis penas y mis alegrías, como si él no las conociese... (Manuscrito C, 32)
---------------------------
Puedes, por lo tanto, como nosotras, ocuparte de "la única cosa necesaria", es decir, que aun entregándote con entusiasmo a las obras exteriores, tengas por único fin complacer a Jesús, unirte más íntimamente a él. (Carta 228)
 
Publicidad  
   
El Señor y los corazones...  
  ¡Ah, qué verdad es que sólo Dios conoce el fondo de los corazones!... ¡Qué cortos son los pensamientos de las criaturas!... (Manuscrito C, 19 v°)
 
El Señor Es ternura...  
  Al entregarse a Dios, el corazón no pierde su ternura natural; antes bien, esta ternura crece haciéndose más pura y más divina. (Manuscrito C, 9 r°)
 
El Señor esta siempre con nosotros...  
  cielo que le es infinitamente más querido que el primero: ¡el cielo de nuestra alma, hecha a su imagen, templo vivo de la adorable Trinidad!... (Manuscrito A, 48)
 
Santo Rosario  
   
Hoy habia 6 visitantes (18 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Club de los Sitios Católicos Clic para escuchar Radio en Vivo