Hijos del Camino Teresiano
¡¡¡Ven, visítanos!!!  
  Inicio
  El porque de esta página
  SANTA TERESITA
  EL CAMINO
  EVANGELIO DE LA INFANCIA ESPIRITUAL
  UN HERMOSO CAMINAR ESPIRITUAL
  Semillitas teresianas
  La Iglesia de Cristo
  El Santo Sacrifício de la Misa
  María Santísima, Madre de la Iglesia
  Resumen de Teología Católica
  => Naturaleza de la Teología
  => La revelacíon
  => La Fe
  => La inspiración Bíblica
  => El Pentateuco
  => Libros proféticos del A.T.
  => Libros sapienciales del A.T.
  => Los Evangelios sinópticos y los Hechos de los Apóstoles
  => Corpus Ioanneum y epístolas Católicas 1
  => Corpus Ioanneum y epístolas Católicas 2
  => El Corpus Paulinus
  => El acceso racional a Dios
  => Elementos centrales de la Acción bíblica sobre Dios
  => Naturaleza del conocimiento Teológico de Dios
  => Principales hitos histórico-teológicos del desarrollo del dogma trinitario
  => La teología trinitaria contemporánea
  => La Creación
  => La Providencia Divina y el gobierno del mundo
  => El ser humano, criatura de Dios
  => Justicia y pecado original
  => La Encarnación del Hijo de Dios
  => La humanidad de Cristo
  => Cristo Redentor
  Para observar con amor
  Lisieux
  Contacto y pedido de oración
  Libro de visitantes
  Enlaces importantes
  Suscripciones
  Hijos del Camino
2007Copyright caminoteresiano.es.tl // Los temas y/o reflexiones aqui expuestos, son de dominio público ó de autores desconocidos, a menos que estos sean especificados.// Camino Teresiano no se acredita de ninguna manera la autoría de estos, salvo puntos específicos referentes a la comunidad dueña del sitio .
El Corpus Paulinus
TEMA 10: EL CORPUS PAULINO
 
10.1. Cronología y agrupación.
10.2. Pecado y Justificación en Romanos y Gálatas.
10.3. Temas principales de I y II Corintios..
10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad:.
10.5. Las Cartas Pastorales.
10.6. Epístola a los Hebreos.
 
A) DESARROLLO
10.1. Cronología y agrupación.
Año d.C.                                     
Acontecimiento o actividad.
7-12                                              
Nacimiento en Tarso de Cilicia.
Después el 30                              
Estancia en Jerusalén: estudia para rabino.
34/36                                           
Voc. a la fe cristiana. Damasco. Retiro a Arabia.
37/39                                           
Primera visita a los Apóstoles de Jerusalén.
43/44                                           
Estancia en Tarso.
44/45                                           
Estancia en Antioquía de Siria.
Primavera 45- 49             
Primer viaje misional      
49/50                                           
Concilio de Jerusalén. Incidente de Antioquía.
fines 49- otoño 52                       
Segundo viaje misional
50/52                                          
I-II epístola a los Tesalonicenses (Corinto)
Primavera 53-prim. 58               
Tercer viaje misional
Otoño 54/ primav. 57                
Estancia en Éfeso.
54                                                
Epístola a los Gálatas (Éfeso?)
Primavera. 57                             
I Epíst. a los Corintios. (Éfeso)
57                                                 
Visita a Corinto
Verano del 57                              
Viaje a Macedonia.
Otoño del 57                               
II Epist. a Corintios.(Macedonia)
Invierno 57-58                            
Estancia en Corinto/ Epist. a los Romanos.
Pascua del 58                              
Estancia en Filipos.
Pentecostés del 58                       
Arresto en Jerusalén.
58-60                                            
Prisión en Cesarea.
Otoño 60/ Primav.61                
Viaje marítimo de Cesarea a Roma.
Primav. 61/ Primav. 63  
Primera cautividad romana.
62                                                 
Epist. a los Filipenses(Roma) (Éfeso?).
62                                                
Epist. a Filemón y a los Colosenses(Roma).
62-63                                            
Epist. a los Efesios.(Roma)
63-64                                            
Viaje a España?
64-67                                            
Viaje a Asia Menor, Creta y Macedonia.
65                                                
I epist. a Timoteo/ Epist. a Tito.(Macedonia)
64-66                                            
Epístola a los Hebreos(Roma?)
66-67                                            
II epist. a Timoteo.(Roma)
66-67                                            
Segunda cautividad romana y muere mártir.
 
La Tradición cristiana ha reconocido siempre la paternidad de San Pablo sobre catorce de las veintiún epístolas que incluye el NT. Es considerado uno de los autores más prolijos. En la antigüedad grecorromana existían dos formas o géneros epistolares: las cartas - familiares, comerciales-; y las epístolas, especie de tratados o ensayos sobre un tema, dedicados a alguna personalidad, amigo o familiar. Los escritos paulinos participan de ambos géneros: son cartas en cuanto mantienen un tono familiar y son epístolas en cuanto contienen enseñanzas doctrinales.
Las Epístolas de san Pablo se dividen en: epístolas mayores -Rom, 1-2 Cor, Gal-; epístolas de la cautividad - Efesios, Filipenses, Colosenses, Filemón-; epístolas pastorales - 1-2 Timoteo, Tito-; 1 y 2 de Tesalonicenses. La autoría de la carta a los Hebreos aún está en discusión.
 
10.2. Pecado y Justificación en Romanos y Gálatas
1. Romanos: la justificación que viene de la fe.
A) La parte doctrinal: trata el significado, naturaleza y consecuencias de la justificación que hemos conseguido por medio de Jesucristo. En sus rasgos fundamentales coincide con el contenido de Gálatas pero se añaden otros que son base y coronamiento de la justificación.
- Es característico de esta epístola el nombre mismo de justificación:
      a) Hay en el hombre un estado de pecado previo a la justificación. El pecado es llamado también impiedad, iniquidad, etc.
      b) Dios en su justicia da la sentencia de condenación.
      c) La pena del pecado es la muerte en su amplitud: la temporal y la eterna, la del espíritu y la de la carne. Además una impotencia moral a la que se halla reducido el hombre: el hombre viejo, cuyas pasiones, desatadas, radicadas en la carne rebelde, convierten la ley de Dios en instrumento de pecado.
      d) El paso del pecado a la justificación lo describe contraponiendo la justificación a la condenación, consecuencia del pecado: Cristo, nuevo Adán, se apropia de nuestros pecados y toma sobre sí su tremenda responsabilidad, presentándose ante Dios como Víctima por el pecado[60], y como tal, recibe en sí por nosotros, y nosotros recibimos en El, la sanción justamente merecida por el pecado. Cristo satisface plenamente la justicia de Dios por todos los hombres quedando así justificados.
B) Efectos de la justificación:
- Quedamos liberados del pecado, que antes nos esclavizaba[61].
- Quedamos constituido justos[62].
- Quedamos reconciliados con Dios[63].
- Tenemos una Nueva Vida que el Espíritu nos concede, por la cual somos verdaderamente hijos de Dios.
 
2. Gálatas: - tema central: la controversia contra los judaizantes-
La parte doctrinal
-Entendemos por justificación el tránsito del estado de pecado al estado de justicia.
-La justificación viene no por el cumplimiento de la Ley Mosaica -como sostenían los judaizantes- sino en virtud de la fe en Jesucristo.
-La Ley no fue más que el Pedagogo que preparó para la recepción de la Nueva Ley de libertad predicada por Cristo.
-Esta justicia lleva consigo la infusión del Espíritu que da vida[64]. La correspondencia de los términos vivificar y justicia, como equivalentes y sustituibles, muestra a las claras que para san Pablo justificar era lo mismo que vivificar y que la justicia era vida.
- Otro efecto de la fe es la unión o incorporación en Cristo y la consiguiente participación en la filiación divina[65]. Explica la nueva condición del cristiano sirviéndose de un ejemplo: los cristianos son hijos de Dios, antes de Cristo eran como hijos pequeños y necesitaban de un tutor, pero ahora son hijos libres en condición de heredar y tratar a Dios como a un padre.
- Las oposiciones esclavitud-libertad queda representado en los dos hijos de Abraham; Ismael hijo de Agar, la esclava e Isaac hijo de Sara, la libre. Ismael representa al Antiguo Testamento e Isaac al Nuevo Testamento.
Tras esta parte viene la parte moral, que saca consecuencias prácticas.
A la justificación sigue una vida justa y obras del Espíritu frente a las obras que produce la carne y el pecado.
 
10.3. Temas principales de I y II Corintios.
A) La primera epístola
En esta epístola san Pablo trata de solucionar algunos problemas surgidos en la comunidad y contestar a algunas preguntas.
Empieza con su saludo acostumbrado, recalcando su condición de Apóstol de Cristo, continúa con una acción de gracias y procede a corregir algunos abusos concretos:
 - los partidos y divisiones entre los fieles, que se oponen a la unidad de Cristo y a la verdadera naturaleza del mensaje evangélico. Amonesta a los corintios a que resuelvan estas divisiones sin acudir a los tribunales civiles. Y condena de modo especial la fornicación que contradice la dignidad de la vocación cristiana.
A continuación responde a algunas consultas de los corintios:
- Matrimonio y celibato: defiende la santidad del matrimonio dejando también clara la superioridad del celibato, como entrega total.
- Las carnes inmoladas a los ídolos: no es lícita la participación en banquetes sacrificiales. Sí se puede hacer uso de estas carnes fuera de los banquetes sagrados pero ante todo hay que evitar el escándalo de los débiles en la fe.
- Instrucciones sobre el culto litúrgico: habla sobre el velo de las mujeres, sobre la esencia de la Eucaristía, su finalidad, efectos y la dignidad de su celebración; trata también sobre el discernimiento de los carismas.
- Por último, habla de la Resurrección de Cristo y de nuestra resurrección.
Por tanto, entre las principales afirmaciones que san Pablo enseña, se encuentran:
El carácter sobrenatural de la Iglesia, es decir, Cristo la ha fundado, es su Cabeza y es quien la gobierna a través de los ministros y la unidad de la Iglesia se basa en que los cristianos son miembros de Cristo, son su Cuerpo y Cristo la Cabeza formando el Cuerpo total.
La Eucaristía, Cristo mismo la ha instituido. No es sólo sacramento, sino a demás sacrificio, así contrapone la Eucaristía a los sacrificios paganos. Cristo está realmente presente bajo las especies sacramentales. La Eucaristía al mismo tiempo que contiene realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo muestra la unidad del pueblo de Dios.
La resurrección de Cristo no es sólo un hecho histórico, sino también misterio. Resucitó y ya no muere más, la muerte ya no tiene dominio sobre Él, además la resurrección es fundamento de la fe de los cristianos, por eso, si Cristo vive, tiene poder de salvarnos y nuestra fe en El tiene sentido. Por ello, no sólo es fundamento de nuestra fe sino también de la esperanza que tenemos en nuestra propia resurrección.
B) La segunda epístola
El tema central es la apología que hace san Pablo de su ministerio apostólico, fundamentado en una específica vocación divina. A la vez habla también en esta carta de la colecta en favor de la Iglesia de Jerusalén.
San Pablo se presenta como llamado de Dios, garantizándole para llevar a cabo el ministerio recibido.
El apostolado cristiano se presenta como participación en la obra redentora de Cristo. En consecuencia, tiene que predicar fielmente a Cristo y difundir por todas partes el buen olor de Cristo, buscando únicamente la gloria de Dios y la salvación de las almas.
 
10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad.
La más extensa y profunda eclesiología se encuentra en los escritos de S. Pablo, en concreto, en las epístolas de la cautividad donde lo hace de un modo más desarrollado.
En estas epístolas la Iglesia es identificada al Cuerpo de Cristo. Una expresión que aclara lo que quiere decir con esto S. Pablo es: " La Iglesia es Cristo en su cuerpo", de modo semejante a como el cuerpo de un hombre viene a ser un hombre en su cuerpo, esto es, un hombre en su aspecto concreto y no solamente una parte del hombre. Esta idea subraya la misteriosa y profunda comunión de la Iglesia con Cristo.
Parece que el Apóstol había ya vislumbrado tal concepción en Corintios y Romanos, pero es en Colosenses y en Efesios donde perfila definitivamente el concepto como clave profunda del ser de la Iglesia.
En Colosenses y Efesios habla también de Cristo como Cabeza de la Iglesia. Cristo Cabeza es diferente del cuerpo que es la Iglesia, pero están íntimamente unidos. Además la cabeza es la "parte" superior del cuerpo a la cual esta subordinada. A la Iglesia la considera también desde su realidad de "Esposa de Cristo"[66], Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella para purificarla, presentándola santa e inmaculada.
El cristiano participa realmente del Cuerpo del Señor en la comunión eucarística, mediante la cual es elevado a una compenetración con Cristo y en El con todos los demás cristianos que participamos del mismo Pan Eucarístico. Así todo cristiano queda constituido en miembro de Cristo y, en Cristo, unido a todos los cristianos. Adquirimos así una interrelación que trasciende la mera convivencia externa, hay entre los cristianos una intercomunicación de vida espiritual.
En las cartas de la cautividad trata un tema ya iniciado en otras epístolas, que es el papel salvífico del Cuerpo de Cristo, al igual que su Cuerpo físico nos salvó, lo hace su Cuerpo Místico, en su presencia eucarística que también es instrumento de salvación. Por la comunión con el Cuerpo de Cristo, glorioso en los cielos y presente en la tierra, la Iglesia asociada de manera íntima y real al Cuerpo de Cristo, unida y distinta a la vez es constituida también en instrumento universal de salvación.
Se aprecia en las epístolas paulinas el fundamento de la unidad de la Iglesia en la unidad de Dios y la pluralidad cristiana en la Trinidad divina.
 
10.5. Las Cartas Pastorales
Desde el s.XVIII se llama así a las tres cartas dirigidas a Timoteo y a Tito, discípulos de S. Pablo. La finalidad de los escritos es exhortar a mantener intacto el depósito de la fe y orientar en el gobierno pastoral de las iglesias a ellos encomendadas.
 
La Jerarquía eclesiástica descrita en las epístolas está todavía gestándose: no hay todavía un vocabulario para designar y distinguir las atribuciones y oficios del obispo y del presbítero, aunque sí es claro el orden distinto entre obispos y presbíteros de un lado y diáconos de otro.
Epíscopos designa siempre a un ministro sagrado, presbíteros se toma a menudo en sentido de anciano y diáconos casi siempre significa servidor o ayudante; los jefes de las iglesias reciben algunas veces el nombre de presidentes. El lenguaje es pues todavía vacilante.
En algunos Padres de la Iglesia vemos la evolución de los términos, por ejemplo a diferencia de las Epístolas paulinas, S. Ignacio de Antioquía muerto en el 107 , habla de los obispos residenciales como institución perfectamente establecida, con potestad monárquica y jurisdicción sobre los presbíteros, que actúan con potestad delegada de aquellos.
Una característica de estas cartas es pasar de consideraciones doctrinales a indicaciones y consejos prácticos, que miran sobre todo al comportamiento de los cristianos en sus comunidades o en medio del mundo, en el que han de santificarse y atraer a la fe con su buen ejemplo y ejercicio de las virtudes.
 
10.6. Epístola a los Hebreos
A) Autenticidad: desde el s. IV es atribuida a S. Pablo , antes de esta fecha era admitida como paulina en Oriente pero había dudas en Occidente. La causa principal era la diferencia de estilo, sintaxis y vocabulario respecto del corpus epistolar paulino: hebreos tiene un griego pulido y culto a diferencia de las demás epístolas que tienen un griego más vigoroso y espontáneo. Sin embargo es cierto que el talante de fondo y el pensamiento es coherente con el del Apóstol.
Soluciones propuestas :
a) que S. Pablo dictó algunas ideas que quería transmitir a un secretario, de gran cultura y que por su cuenta, éste le dio un estilo propio[67].
b) otra solución más antigua es que S. Pablo la dictó en hebreo o arameo y que se perdió muy pronto, habiéndose conservado la temprana y elegante traducción griega, que pasó al canon de la Escritura y que es el que conservamos.
El "título" de la carta es posterior aunque muy antiguo, pues se encuentra en toda la documentación.
B) Destinatario: la mayoría de los comentaristas coinciden en que está dirigida a un grupo de cristianos procedentes del judaísmo en el que predomina un cierto número de antiguos sacerdotes y levitas del Templo de Jerusalén. Seguramente tras su conversión habían sido excluido de sus funciones cultuales en el Templo, y se encontraban de alguna manera sin oficio. En algunos momentos, tal situación podía provocarles ciertas crisis de ánimo y añoranzas del esplendor de las grandes liturgias del Templo.
C) Doctrina: S. Pablo se dirige a ellos para reconfortarles en la fe, argumentándoles muy a la manera rabínica, que los antiguos sacrificios del Templo no eran sino figura anticipada del único sacrificio que es el de Cristo, verdadero Templo y Sumo Sacerdote.
La vida de estos nuevos cristianos debe apoyarse en la fe en Cristo que han abrazado, y en la esperanza de que, así como el antiguo pueblo hebreo peregrinó por el desierto con grandes penalidades pero con la ayuda poderosa de Dios, hasta entrar en la tierra prometida, así sus destinatarios inmediatos, y todos los demás cristianos, deben peregrinar por esta tierra hasta alcanzar la gloria del Cielo: con esa esperanza deben soportar las persecuciones y la pérdida de su antigua posición, que les brindaba la consideración de sus conciudadanos y el sustento de la vida.
Con este motivo el Apóstol tiene ocasión de desarrollar la doctrina sobre el Sacerdocio y el Sacrificio de Cristo, constituyendo a este respecto, un escrito del Nuevo Testamento de gran relevancia.
La epístola fue escrita desde Italia, quizás desde Roma, alrededor de los años 62-63.
 
B) RESUMEN
10.1. División de las Epístolas:
- Mayores: Romanos, 1-2 Corintios y Gálatas.
- De la cautividad: Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón.
- Pastorales: 1-2 Timoteo y Tito.
- 1-2 Tesalonicenses.
- Hebreos.
10.2. Pecado y justificación en Romanos y Gálatas:
El tema principal de las dos epístolas es la justificación, que indica una propiedad de Dios y se relaciona con el poder divino de convertir a un hombre en justo. Dios comunica su justicia al que cree, sin hacer distinciones, sin embargo, otorga su justicia al que cree en la medida de su fe.
La justificación viene de la fe y no del cumplimiento de la Ley de Moisés, así lo demuestra el ejemplo de Abraham que es anterior a Moisés[68]. En Gal, de modo todavía más tajante, el Apóstol afirma que nadie es justificado por las obras de la Ley[69]. Luego la justificación viene de la fe y no de las obras. Puesto que la fe no depende de méritos anteriores, la justificación es gratuita, es un don.
Nosotros llegamos a ser por voluntad de Dios Padre, hijos de Dios, en el Hijo, por obra del Espíritu Santo. La cruz es la fuente de la filiación divina, que supone un nuevo estado, casi ontológico, del hombre.
La caridad es fruto del Espíritu Santo, que los cristianos deben vivir como manifestación de su nueva vida.
10.3. I y II de Corintios: temas principales.
En la primera epístola, S. Pablo trata de solucionar algunos problemas y dudas surgidos en la comunidad cristiana de Corinto: Partidos y divisiones; matrimonio y celibato; carnes inmoladas a los ídolos; resurrección de los muertos, etc.. También en la primera carta trata y enseña de :
- La Eucaristía, instituida por el mismo Cristo, El está realmente presente en las    especies sacramentales.
- La Resurrección, esto es, que Cristo ha resucitado, ha vencido a la muerte y en El está la fe y esperanza de nuestra resurrección.
En la segunda epístola, afirma que su ministerio apostólico es por vocación divina, de allí que el apóstol cristiano debe seguir a Cristo.
10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad:
Cristo es Cabeza de la Iglesia y ésta es la vez Cuerpo de Cristo y su Esposa. Esta afirmación e imagen subraya la misteriosa y profunda comunión de la Iglesia con Cristo.
10.5. Las Cartas Pastorales:
- San Pablo exhorta a los pastores a mantener intacto el depósito de la fe y orientar fielmente el gobierno pastoral de las iglesias a ellos encomendados.
- De manera aún germinal se contempla la dimensión jerárquica: epyscopos, presbyteros y diáconos.
- Desarrolla consideraciones doctrinales, intercalando las disciplinares y consejos prácticos para el gobierno de las iglesias.
10.6. Epístola a los Hebreos:
- Presenta una clara diferencia en cuanto al estilo y vocabulario, respecto al resto de epístolas paulinas.
- Existen sin embargo, textos que conceden a San Pablo su autoría.
- En cuanto a su doctrina, presenta a Cristo como único y verdadero Sacrificio de reconciliación con Dios Padre; como sumo y eterno Sacerdote.
 
C) BIBLIOGRAFÍA
- BASEVI, C., Exégesis del Nuevo Testamento: El Corpus Paulinum, Pamplona 1999 (Apuntes para uso exclusivo de los alumnos).
- BOUER, J.M., Teología de San Pablo, Ed. Bac, Madrid 1961.
- PRAT, F., La teología de san Pablo, tomo I, Ed. Jus, México 1947.
Semillitas al Señor  
  "Así como el sol alumbra a los cedros y al mismo tiempo a cada florecilla en particular, como si sola ella existiese en la tierra, del mismo modo se ocupa nuestro Señor particularmente de cada alma, como si no hubiera otras. (Manuscrito A, 3 r°)
---------------------------
Vos obráis como Dios, que nunca se cansa de escucharme cuando le cuento con toda sencillez mis penas y mis alegrías, como si él no las conociese... (Manuscrito C, 32)
---------------------------
Puedes, por lo tanto, como nosotras, ocuparte de "la única cosa necesaria", es decir, que aun entregándote con entusiasmo a las obras exteriores, tengas por único fin complacer a Jesús, unirte más íntimamente a él. (Carta 228)
 
Publicidad  
   
El Señor y los corazones...  
  ¡Ah, qué verdad es que sólo Dios conoce el fondo de los corazones!... ¡Qué cortos son los pensamientos de las criaturas!... (Manuscrito C, 19 v°)
 
El Señor Es ternura...  
  Al entregarse a Dios, el corazón no pierde su ternura natural; antes bien, esta ternura crece haciéndose más pura y más divina. (Manuscrito C, 9 r°)
 
El Señor esta siempre con nosotros...  
  cielo que le es infinitamente más querido que el primero: ¡el cielo de nuestra alma, hecha a su imagen, templo vivo de la adorable Trinidad!... (Manuscrito A, 48)
 
Santo Rosario  
   
Hoy habia 4 visitantes (48 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Club de los Sitios Católicos Clic para escuchar Radio en Vivo