Hijos del Camino Teresiano
¡¡¡Ven, visítanos!!!  
  Inicio
  El porque de esta página
  SANTA TERESITA
  EL CAMINO
  => El Camino de la Infancia Espiritual
  => Cómo comenzó Santa Teresita a andar por su camino
  => I- La infancia espiritual
  => Gran obstáculo para las almas piadosas
  => El gran remedio: la sencillez de los pequeñuelos
  => Normas prácticas
  => Abondono Espiritual
  EVANGELIO DE LA INFANCIA ESPIRITUAL
  UN HERMOSO CAMINAR ESPIRITUAL
  Semillitas teresianas
  La Iglesia de Cristo
  El Santo Sacrifício de la Misa
  María Santísima, Madre de la Iglesia
  Resumen de Teología Católica
  Para observar con amor
  Lisieux
  Contacto y pedido de oración
  Libro de visitantes
  Enlaces importantes
  Suscripciones
  Hijos del Camino
2007Copyright caminoteresiano.es.tl // Los temas y/o reflexiones aqui expuestos, son de dominio público ó de autores desconocidos, a menos que estos sean especificados.// Camino Teresiano no se acredita de ninguna manera la autoría de estos, salvo puntos específicos referentes a la comunidad dueña del sitio .
Cómo comenzó Santa Teresita a andar por su camino
 
Cómo comenzó Santa Teresita a andar por su camino
Felipe Vilaseca
Ella comenzó su camino de infancia espiritual con unos grandes deseos de ser santa. No es fácil encontrar almas con un profundo deseo de santidad. “Yo siempre he deseado ser santa. Pero, ¡ay!, cuando me comparo con los santos siempre constato que entre ellos y yo existe la misma diferencia que entre una montaña cuya cumbre se pierde en el cielo y el oscuro grano que los caminantes pisan al andar.”[1] Sin embargo, precisamente por sus grandes deseos, no se desanimó. “Dios no puede inspirar deseos irrealizables; por lo tanto, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad. Agrandarme es imposible; tendré que soportarme tal cual soy, con todas mis imperfecciones. Pero quiero buscar la forma de ir al cielo por un caminito muy recto y muy corto, por un caminito totalmente nuevo. Estamos en un siglo de los inventos. Ahora no hay que tomarse ya el trabajo de subir los peldaños de una escalera: en las casas de los ricos, un ascensor la suple ventajosamente. Yo quisiera también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, pues soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección.”[2] Santa Teresita del Niño Jesús fue a buscar al lugar adecuado, a la Sagrada Escritura, y encontró estas dos citas que le abrieron su camino: “Si alguno es pequeñito, que venga a mi.”[3] “¡Como un madre acaricia a su hijo, así os consolaré yo, os llevaré en mi regazo y os meceré sobre mis rodillas!”[4] Y ella comenta: “Nunca palabras más tiernas ni más melodiosas alegraron mi alma. ¡El ascensor que ha de elevarme hasta el cielo son tus brazos, Jesús! Y para eso, no necesito crecer; al contrario, tengo que seguir siendo pequeña, tengo que empequeñecerme más y más.”[5] Debo confesar que estas dos citas no me hubieran sugerido el comienzo de un auténtico camino de santidad. Fue el Espíritu Santo el que movió a la Santa por caminos de vida de infancia, y no tiene mucha importancia qué medios utilizó para su propósito. La lección que nos da este suceso es que cada camino tiene un comienzo distinto y que lo importante es tener suficientes deseos de santidad como para oír las mociones del Espíritu para saber a donde y por donde quiere que vayamos.
“Un sabio decía: ‘Dadme una palanca, un punto de apoyo, y levantaré el mundo’. Lo que Arquímedes no pudo lograr, porque su petición no se dirigía a Dios y porque lo hacía desde un punto de vista material, los santos lo lograron en toda su plenitud. El Todopoderoso les dio un punto de apoyo: Él mismo, Él solo. Y una palanca: la oración, que abrasa con fuego de amor. Y así levantaron el mundo. Y así lo siguen levantando los santos que aún militan en la tierra. Y así lo seguirán levantando hasta el fin del mundo los santos que vendrán.”[6] Su punto de apoyo fue su Padre Dios. ¿Y su palanca? Su caminito de infancia espiritual, ese modo de tratar a Dios con filial abandono.
 

 
[1] SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS, Historia de un alma, C, 2v
[2] SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS, Historia de un alma, C, 2v-3r
[3] Prov. 9, 4
[4] Is. 66, 13 y 12
[5] SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS, Historia de un alma, C, 3r
[6] SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS, Historia de un alma, C, 36r-36v
Semillitas al Señor  
  "Así como el sol alumbra a los cedros y al mismo tiempo a cada florecilla en particular, como si sola ella existiese en la tierra, del mismo modo se ocupa nuestro Señor particularmente de cada alma, como si no hubiera otras. (Manuscrito A, 3 r°)
---------------------------
Vos obráis como Dios, que nunca se cansa de escucharme cuando le cuento con toda sencillez mis penas y mis alegrías, como si él no las conociese... (Manuscrito C, 32)
---------------------------
Puedes, por lo tanto, como nosotras, ocuparte de "la única cosa necesaria", es decir, que aun entregándote con entusiasmo a las obras exteriores, tengas por único fin complacer a Jesús, unirte más íntimamente a él. (Carta 228)
 
Publicidad  
   
El Señor y los corazones...  
  ¡Ah, qué verdad es que sólo Dios conoce el fondo de los corazones!... ¡Qué cortos son los pensamientos de las criaturas!... (Manuscrito C, 19 v°)
 
El Señor Es ternura...  
  Al entregarse a Dios, el corazón no pierde su ternura natural; antes bien, esta ternura crece haciéndose más pura y más divina. (Manuscrito C, 9 r°)
 
El Señor esta siempre con nosotros...  
  cielo que le es infinitamente más querido que el primero: ¡el cielo de nuestra alma, hecha a su imagen, templo vivo de la adorable Trinidad!... (Manuscrito A, 48)
 
Santo Rosario  
   
Hoy habia 11 visitantes (140 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Club de los Sitios Católicos Clic para escuchar Radio en Vivo